Impacto de la crisis COVID-19 sobre el sector lechero

22/10/2020

Este informe anual resume el trabajo de los investigadores asociados de IFCN de más de 100 países. Para lo que resta de 2020, se espera espera un crecimiento de la demanda promedio o ligeramente menor, pero ningún "shock" importante de demanda de lácteos como alimento básico.

El año 2019 se caracterizó por un bajo crecimiento de la producción de leche de 1,3%, en comparación con un promedio de 2,5% durante la última década. Este fue el resultado de condiciones climáticas y economía desfavorable a nivel de granja.

Si bien el comercio continuó su desarrollo positivo en 2019, el crecimiento de la demanda también se desaceleró sustancialmente. La creciente importancia de las bebidas alternativas, así como los problemas de disponibilidad de leche en los mercados emergentes, son probablemente las causas subyacentes. En consecuencia, se espera que en 2020 se preste más atención a los sectores lácteos locales con el objetivo de aumentar las tasas de autosuficiencia.

La economía a nivel de granja en 2019 fue moderada pero estable. Por un lado, es posible que los agricultores no estén preparados para otra crisis del precio de la leche. Por otro lado, la pérdida de oportunidades alternativas debido a la crisis económica podría resultar en que menos agricultores abandonen el sector. El precio de la leche, por su parte, ha bajado en 2020 pero hasta ahora ha evitado un bajón manteniendo niveles de 33 USD / 100 kg de leche.

IFCN monitorea la producción mundial de leche de forma anual y mensual, incluyendo estimaciones en tiempo real, para proporcionar una de las más rápidas actualizaciones de mercado disponibles, lo cual es crucial para comprender la evolución del precio de la leche. El Informe Lechero IFCN incluye información detallada sobre indicadores lácteos para 123 países.

2019 el menor crecimiento de la producción en la década
En 2019, el crecimiento de la oferta de lácteos se redujo sustancialmente a 1,3%, en comparación con el promedio de largo plazo de 2,5% (Figura 1). La producción de leche se vio afectada, por ejemplo, en el sudeste asiático, Oceanía y África/Medio Oriente el año pasado debido a una variedad de razones, con problemas climáticos como causa principal.

El crecimiento se desaceleró, por ejemplo, debido al menor crecimiento de la producción en India en 2019, causado por bajas ganancias en las granjas, inundaciones y un inicio tardío del monzón al comienzo de la estación productiva. Los principales productores de lácteos del hemisferio sur, como Nueva Zelanda y Australia, se vieron afectados por eventos climáticos adversos, mientras que partes de África tuvieron que luchar contra la sequía y las plagas que afectaron la producción.

La producción 2020 afectada por COVID-19
2020 apunta a un mayor crecimiento de la producción de leche que en 2019, aunque todavía por debajo de los niveles medios. Las condiciones climáticas de producción son más favorables en 2020, limitando el impacto de la crisis del COVID-19 que ha llevado a muchos agricultores a reducir su producción ya que reaccionaron rápidamente al cambio de demanda. Esto pudo observarse en los Estados Unidos, donde las cooperativas introdujeron precios A y B para la leche entregada al comienzo de la pandemia COVID-19 cuando el precio de la leche tuvo su primera caída (Fig. 3). Sin embargo, en general, la crisis del COVID-19 parece tener un impacto mayor en la demanda que en la oferta en 2020.

2019 demanda más baja de lo habitual
La demanda se está convirtiendo en un factor más importante afectando la velocidad del crecimiento de la producción. En 2019, el crecimiento de la demanda de leche (medido en litros equivalentes) se desaceleró en línea con el crecimiento de la oferta, pero superó a esta última en un 1,6%. Especialmente el crecimiento de la demanda per cápita se redujo en 2019. En mercados emergentes, esto se debió a problemas de disponibilidad de leche.

Sin embargo, los mercados desarrollados también mostraron un menor crecimiento. Resta ver si se trata de un proceso a largo plazo, pero la competencia de las bebidas alternativas a la leche probablemente desempeñe un nuevo rol. Las bebidas alternativas a la leche también se comercializan en economías emergentes como un alimento más barato, aunque menos nutritivo.

Impacto de la recesión económica
El principal impacto de la crisis del COVID-19 está sobre la demanda de lácteos, primero como resultado de la cuarentena que provocó que muchos puntos de venta de servicios de alimentos tuvieran que cerrar y el consiguiente cambio en el consumo. En segundo lugar, la demanda seguirá siendo frenada por la reducción del poder adquisitivo de los consumidores debido a la recesión subsiguiente. Esto podría llevar a los consumidores a restringir su consumo global, especialmente en los mercados emergentes.

Evolución del precio de la leche en 2019
El Indicador IFCN de Precio Mundial de la Leche (figura 2) representa el precio mundial teórico de la leche en granja, que se situó en un nivel medio de 37,3 USD / 100 kg de leche en 2019, un 9% más que el año anterior impulsado por el crecimiento relativamente bajo de la producción. . Aún así, el bajo crecimiento en la producción de leche generalmente provoca un aumento más sustancial del precio, lo que significa que un cambio estructural en la demanda podría ser una razón además de la estabilidad del petróleo y los bajos precios de los concentrados.

Análisis de la evolución del precio de la leche en 2020
En septiembre de 2020, el precio mundial de la leche se mantuvo en un nivel de 33,4 USD / 100 kg de leche. Si bien esto apunta a una clara tendencia a la baja provocada por la menor demanda debido a la crisis del COVID-19, el descenso hasta este punto es menor de lo inicialmente temido o esperado.

Esto también ha sido confirmado por más de 500 participantes en la Conferencia de Supporters IFCN 2020 que expresaron su opinión sobre la evolución de la demanda en 2021: el 84% de los participantes espera un crecimiento de la demanda promedio o ligeramente menor (1,5 – 2,2%), pero ningún «shock» importante de demanda de lácteos como alimento básico . Es por ello que se prevé una mayor volatilidad de los precios, pero probablemente no tanto como se ha visto en anteriores “crisis” de precios de la leche.

Economía de las granjas
La IFCN modeliza 172 granjas típicas en 64 regiones lecheras y 52 países para comprender y analizar el costo de producción de leche y permitir a los actores de la cadena diseñar las estrategias correctas.

Si bien la economía a nivel de granja en promedio fue moderadamente positiva o estable en 2019, la rentabilidad de los agricultores se verá sometida aún más a presión en 2020 a medida que el margen sobre los costos de los concentrados continúa disminuyendo a nivel mundial (Fig.4). Esto podría afectar el crecimiento de la producción en el futuro, pero podría ayudar a estabilizar el precio mundial de la leche. El Informe Lechero IFCN analiza esto en más de 50 países y, por lo tanto, forma una base sólida para comprender los desarrollos actuales y futuros en el mundo lechero.

Anexo
IFCN es una red mundial de investigación y consultoría en economía lechera.

En 2020, investigadores de más de 100 países y más de 140 compañías son miembros de la red. IFCN brinda servicios a sus miembros a través de conferencias, herramientas e información.

Red IFCN de investigadores y servicios
Los análisis de Sector Lechero IFCN cubren 123 países (122 más la UE), lo que representa el 99% de la producción mundial de leche. El Análisis de Granjas alcanza a 52 países con 172 granjas típicas en 64 regiones lecheras, es decir, el 89% de la producción mundial de leche.

IFCN ofrece a los investigadores vinculación global a través de la Conferencia Lechera IFCN, construyendo habilidades en análisis de economía láctea a nivel de granja y sector lechero, y Herramientas & Datos IFCN para brindar conocimiento a los actores de la cadena.

Fuente: IFCN Dairy Report Article 2020

 

Banner Apymel