Uruguay: Inale espera "estabilidad" e incluso una "leve mejora" en los precios de los lácteos

03/01/2019

De Izaguirre espera el regreso de los delegados de las gremiales al comando directivo del instituto, defendió el cooperativismo y habló de los 10 años del Inale.

Desde el Instituto Nacional de la Leche (Inale) se espera, al menos para los primeros meses de 2019, un escenario con “estabilidad” e incluso alguna “leve mejora” en relación a los precios internacionales de los lácteos.

Esto fue destacado a El Observador por Ricardo De Izaguirre, presidente del Inale, en el acto de cierre de actividades de 2018 que el instituto organizó en su sede, ubicada en el Prado, en Montevideo.

En dicha instancia, De Izaguirre realizó un repaso a lo actuado por el Inale durante 2018 y en los 10 años de existencia de un instituto público privado, en cuyo comando está representado el gobierno, la industria, las gremiales de productores de leche y las de los queseros artesanales.

“En los mercados hay una estabilidad y capaz una tendencia de leve mejora, no se esperan precios muy al alza, sí la continuidad de cierta estabilidad que nosotros venimos observando en los últimos meses, semestres incluso, donde el precio ha bajado y subido pero no con esos cimbronazos y esos picos que había antes”, reflexionó De Izaguirre sobre el tema de los precios internacionales de los productos lácteos, uno de los que más preocupan al industrial y al productor dada la incidencia local en una cadena agroindustrial muy dependiente de las colocaciones externas.

El directivo añadió que “pensamos que (el precio) va a andar en los US$ 3.000 por tonelada (aludiendo al promedio por todos los productos en la plataforma Global Dairy Trade de la compañía neocelandesa Fonterra)”.

De Izaguirre dijo, en ese marco, que “el asunto nuestro es cómo producir a esos valores de tal modo que quede algo para que se pueda reinvertir, porque en este período no se reinvirtió y la familia no mejoró, no acondicionó sus niveles de vida y eso nos duele porque es lo que genera que después los botijas se vayan y que el tambero veterano diga: “¿qué hago acá?”, y se raje (sic) cuando vive esta situación”.

En otro orden, consultado sobre la década de existencia del instituto que preside, dijo que durante esos años “apostamos a la interacción con un montón de instituciones, a vincularnos en el sector primario desde la tierra con el Instituto Nacional de Colonización; con la Dirección General de Desarrollo Rural del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP); para lo que es investigación con el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria; con la Universidad de la República; con la Red Tecnológica y con la participación de los mismos productores después en transferencia de tecnología con el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional; con la Oficina de Planeamiento y Presupuesto; en lo financiero generando instrumentos con el Banco de la República como este nuevo fondo de garantía que esperemos opere positivamente; ni que hablar con la industria, con todas las cooperativas y con las gremiales de productores de leche; con el Ministerio de Relaciones Exteriores que es algo clave en un país tan exportador; con la Unidad de Asuntos Internacionales del MGAP; con Uruguay XXI. Todo eso, esa interacción, es vital para un instituto como este, chico, de presupuesto bajo, por eso apostamos a articular lo más posible”.

A la espera del regreso de las gremiales

En ese marco, recientemente hubo un paso atrás, como lo admitió De Izaguirre, aludiendo a la decisión de las gremiales de productores lecheros de retirar sus delegados del comando directivo del Inale, considerando la falta de respuestas del gobierno a los planteos del sector.

Al respecto, comentó en la charla que brindó en la reunión de la semana pasada –y luego a El Observador– que obviamente espera que esa decisión quede atrás pronto. “Esperemos que sí, porque además de los equilibrios que son importantes porque este instituto público-privado tiene cuatro ministerios actuando, dos delegados de los productores, dos de la industria y uno de los queseros y eso genera un equilibrio de patas y de actores, el sector de los productores remitentes es muy activo, siempre ha estado con iniciativas, con propuestas y además son los destinatarios de todos los esfuerzos con base en un sistema cooperativo, como lo es el que abarca al 80% de la leche en Uruguay, son los destinatarios finales y es necesario que estén aportando, que estén adentro y no afuera”

Pese a la señala decisión, integrantes de las gremiales estuvieron en la mencionada reunión, en la que además de De Izaguirre realizó una extensa exposición el historiador Gerardo Caetano, quien dejó en claro el valor que este sector tiene, no solo por lo productivo.

En tanto, según supo El Observador, es posible que si este viernes 28 (durante la reunión del presidente Tabaré Vázquez con las gremiales de productores de leche) hay medidas concretas que contemplen los planteos de los tamberos la posición señalada quede sin efecto y la dirección del Inale quede constituida como sucedía antes del retiro de los delegados de las gremiales.

“Divididos no avanzamos”

A propósito de la mencionada participación de Caetano, De Izaguirre dijo que “es una persona que admiramos, consideramos que es un tipo libre de pensamiento y comprometido y esas dos características nos parecían importantes que estuvieran hoy en el Inale, en momentos que es difícil mantenerse con equilibrios, saber escuchar las distintas situaciones y no seguir dividiendo. Nos parece que divididos no avanzamos y que es un poco la función nuestra acá”.

Una lechería no concentrada

Sobre la constante fuga de tamberos del sector, de lo cual han dado datos alarmantes recientemente los productores y también el ministro de Ganadería, Enzo Benech, De Izaguirre dijo que “los productores se van del campo en todos los rubros, lo que en nuestro caso se ha acentuado. Nosotros todo lo que podamos hacer por darle vida al campo lo vamos a hacer y en ese sentido esa es la lechería que queremos, con productores en el campo, con productores de todos los tamaños, no concentrada, porque eso es lo que le da vida al interior, es lo que descentraliza, es lo que permite que viva desde el almacenero hasta la estación de servicio, esa lechería de pequeños tamberos cerca de cada pueblo activa la policlínica, la escuela, la ruta, la capilla, el cuadro de fútbol, esa lechería es la que le da vida al campo, eso lo genera el tambero por tener que estar radicado, porque no maneja esa producción desde lejos, porque ordeña cada 12 horas y debe estar. Creo que es indispensable generar esa vida en el interior y nosotros somos defensores de eso, pertenecemos y hemos trabajado de eso toda la vida y nos pega muy fuerte cuando alguien se nos va, nos duele, nos genera mucha tristeza porque además al que se va no se lo recupera”.

Defensa del sistema cooperativo

De Izaguirre, en ese marco, hablando ya del tramo industrial de la cadena láctea, trazó una firme defensa del sistema cooperativo: “Gracias a ese sistema creemos en la lechería uruguaya, que tiene esa condicionante, no nos sirve que haya empresarios que pongan una industria y cuando no les sirve más se vayan, nos pasa en algunas zonas del país que esa falta de interacción que da el cooperativismo produce destrozos brutales, cuencas que desaparecen enteras porque no hay un compromiso integrador. Una de nuestras fortalezas son todas estas organizaciones que están en la lechería, las gremiales, los grupos lecheros y las cooperativas y eso debemos defenderlo”.

Finalmente, el presidente del Inale dijo que “a Uruguay le toca ocupar un sitial a nivel mundial como país generador de alimentos buenos, sanos, de calidad, con conocimientos. Eso está claro, como está claro que en la historia puede haber momentos difíciles. Ya se salió de algunos, de varios diría. Estas crisis tienen muchas cosas malas y algunas buenas que entre todos buscamos generar para ayudar, como el Fondo de Garantía ahora, el Fondo Lechero que se generó en determinado momento, Conaprole hizo un fondo anti cíclico y ahora esto que nosotros tenemos esperanza de que actué, que llevó más tiempo de lo esperado, pero espero que sea positivo y nos ayude a evitar que sigan cerrando los tambos”.

 

Banner Apymel