Novedades y Tendencias
Empresas & Productos
Lácteos & Salud

Uruguay: Conaprole y su sindicato aceptaron preacuerdo que da fin a un conflicto de casi tres meses

07/09/2018

La industria decidió aceptar la cláusula de paz del Ministerio de Trabajo; este jueves una asamblea del gremio definió acompañar esa fórmula

La Asociación de Obreros y Empleados de Conaprole (AOEC) aprobó en la tarde de este jueves en asamblea la propuesta que presento el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) en relación al conlficto que mantiene con la cooperativa desde el 21 de junio. El preacuerdo ya fue aprobado por la dirección de Conaprole el miércoles, por lo que solo resta la instancia de formalización con ambas partes en la cartera de Trabajo. La disputa lleva casi tres meses y le ha producido a la empresa pérdidas por varios millones de dólares. Al destrabarse el conflicto, el acuerdo en la negociación colectiva de todo el sector es casi un hecho.

Aunque algunos de los puntos del preacuerdo ya estaban encaminados, como las categorías de los trabajadores, hubo un acercamiento de las partes en lo que tiene que ver con los regímenes de trabajo y de descanso semanal. “Conaprole le comunicó a la Dirección Nacional de Trabajo que acepta los términos planteados sobre el alcance de la cláusula de paz presentada por el Ministerio de Trabajo y su voluntad de firmar el último documento como cierre de lo negociado”, dice un comunicado firmado por la dirección de la cooperativa de este jueves.

Desde Conaprole se comunicó a la cartera que aceptaba los términos de interpretación planteados sobre el alcance de la cláusula de paz, mientras que los representantes de los trabajadores se comunicaron este mediodía con el director de Trabajo, Jorge Mesa, para informarle que estaban alineados con la propuesta. Sin embargo, resta que los trabajadores de la cooperativa den el visto bueno definitivo en asamblea general este jueves.

El acuerdo estableció que en marzo de 2019 comenzará a trabajar una comisión en principio bipartita entre sindicato y empresa, que analizará “alternativas” que reparen en parte, según entienden desde AOEC, el reclamo por antigüedad, como puede ser por ejemplo partidas por productividad. Hasta el 31 de diciembre de ese año se pactó que no habrá medidas de las partes. Conaprole pretendía que la cláusula de paz fuera por tres años, lo que fue uno de los puntos centrales de diferencia entre gremio y empresa.

Se estableció que durante la vigencia del convenio ni la Federación de Trabajadores Lácteos (FTIL) ni los sindicatos pertenecientes realizarán medidas de fuerza por mejoras salariales; “sin perjuicio del libre derecho sindical de los trabajadores a participar de movilizaciones colectivas de carácter general convocadas por el PIT-CNT”. A su vez, para todo el sector se incluyen el resto de los temas considerados en las reuniones tripartitas de los Consejos de Salarios, “la antiguedad, reclamos por re-categorizaciones o revisiones de categorías y queda por fuera de su alcance interpretativo el tema regímenes de categorías y de regímenes de descanso semanal”

“Una vez que esté solucionado definitivamente lo de Conaprole, ser va a firmar conjuntamente el Consejo de Salarios”, explicó el dirigente sindical Luis Goichea.

El sindicalista dijo a El Observador que dentro de la negociación colectiva se lograron algunos avances como: reparación y amparo en caso de violencia intrafamiliar, un día más en licencia por duelo, bolsa de horas para los dirigentes nacionales de la Federación Nacional de Trabajadores Lácteos (FTIL) a ser pagos por la cámara de la industria, entre otros.

El convenio macro que ya está negociado abarca un mix entre la clasificación de un sector en problema y otro intermedio, según el criterio que marcan los lineamientos que dispuso el Poder Ejecutivo para esta ronda. Ese criterio fija aumentos nominales de 6,5% para el primer año y de 6% para el segundo para los sectores en problemas y de 7,5% y 7% para los intermedios. Los correctivos por inflación pasada (si corresponde) se aplican a los 18 meses o al final del convenio.

También habilitaría la posibilidad del “descuelgue” del convenio para aquellas empresas que están con números más comprometidos. Ellas son Pili, Coleme, Calcar y Claldy. Cada empresa presentará sus números ante su gremio particular y podrá apartarse del acuerdo macro de ajuste de salario que rige para todo el sector.

Los reclamos del sindicato de Conaprole

El sindicato de Conaprole exige mejoras en los ítems horarios de trabajo y remuneración por antigüedad. Al no llegar a un acuerdo con el Directorio, se declaró en conflicto y desde el 21 de junio trabaja a reglamento, sin horas extras.

AOEC reclama que toda la plantilla mantenga un “único régimen de descanso” para los 1.800 trabajadores de la cooperativa. Eso porque hay unos 350 operarios que trabajan 48 horas semanales durante seis jornadas con un día de descanso. En tanto, otros 1.500 trabajan una semana 48 horas y otra 40 horas, por lo que obtienen un día más de asueto semanal que el otro grupo.

El otro frente que reclama el gremio es igualar las primas por antigüedad. Hay un grupo de unos 100 trabajadores que ingresó en una época compleja para la lechería (entre 1993 y 1997) que tiene una fórmula de calcular esa partida complementaria distinta al resto. “A partir de los 20 años (antigüedad) es cuando impacta más en el salario y se vuelve más relevante porque está cada vez más cerca de la jubilación”, explicó el sindicalista. La AOEC sostiene que ambos beneficios equivalen al 0,4% de la masa salarial que hoy paga la industria láctea.
Fuente: 
https://www.elobservador.com.uy/

Agregar comentario
 
Escriba el texto de la imagen
Banner Apymel